Ama Como Estilo De Vida

sonríe atardecer cádiz

Sonríe

-¿Qué pasará ahora? -preguntó Ildira inquieta y agitada.

-Sonríe -respondió Doña Tecla.

Paciente y terapeuta bajaron la mirada hacia la identidad pasada que yacía a sus pies. Tenía los labios de corbata, las cuencas de los ojos en la nuca, las yemas de los dedos en la frente, las orejas de tocado y la nariz en el culo.

-No crees que sería mejor… -intentó hablar Ildira-. Reubicar los sentidos.

-No -dijo Doña Tecla-.No puedes sostener esta identidad por más tiempo. Tienes que avanzar y deshacerte de la vieja.

-Comprendo -murmuró Ildira-. ¿Me darás nuevas herramientas?

Doña Tecla gritó en dirección a la casucha y tres enanos se acercaron lentamente, con un arco y unas flechas.

-¿Quieres morir con un pedo en la boca? -cuestionó Doña Tecla, el interés de Ildira.

-No! -exclamó con gran repulsión- ¿Qué quieres que haga con el arco y las flechas?

Doña Tecla respiró profundo, sacó el kazoo del bolsillo y agitó los hombros antes de llevárselo a la boca. Los enanos se prepararon para cantar.

Querida Ildira
Sé bienvenida a este cuerpo serrano
Y gracias por purgar tus pecados.
Me envía el dios toto
Pa cazar to lo pomposo
Poropopo, poropopo,
Pero no pa tocarte el toto.
Poropopo, poropopo
Me envía el dios toto
Pa cazar to lo pomposo
Los pelos en las piernas
Las brevas sin sostén
Y las compresas con alas
Parapapa, parapapa
Oh Ildira bendita
Entra al paraíso
A través de la chispa
La chispa carnavalera
Que entre rima y chiste malo
Te lleva a la sabiduría
De hacer lo que te salga del toto
sin tocarte el toto.
Poropopo, poropopo

 

Ildira se puso de rodillas y abrió los brazos en cruz con las palmas hacia arriba. Miró al cielo y suspiró esperando la chispa. Se hizo un silencio. Doña Tecla sentía que no había comprendido nada y los enanos pensaron que había sido un espectáculo deprimente.

-Bueno -dijo Doña Tecla-. Coge el arco y las flechas y ve a cazar algo de sentido común.

Cuento 2/52

Me he propuesto escribir un cuento corto a la semana para mejorar la escritura y el humor.
Si quieres formar parte de esta aventura súmate a la newsletter. Es gratis.

Más Cuentos

afortunada rosa roja
Afortunada

Afortunada Lina se movió inquieta en su piedra del río Tiétar. Cuando la lagartija se posó sobre ella, cuando el...

Leer más
detalles rosa flor
Detalles

Detalles No quería pero lo hizo. Desprenderse del pasado no es moco de pavo. Es más como aprender a despedirse...

Leer más
amiga retrato realista
Amiga

Amiga Subestimé la conversación que tuve con un hombre hace muchos años. Yo tenía veinticinco años, y él setenta. Fue...

Leer más
ebook el pan de mía
El Pan De Mía

Un poemario extraterrestre.

Scroll al inicio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad